martes, 14 de diciembre de 2010

BUEÑO-LAS XANAS-BUEÑO

Viernes 10 de Diciembre, 1:30 de la madrugada, pub Tao.
_ Que, el domingo vamos pa las Xanas?
_ Ye dura?
_ Na, nun tien pinta (esas palabra me costaron mas de una protesta)
_ No eh?...jeje (risas sarcásticas), bueno si hay que ir se va.
_Bueno, pues a las 10 en el Campillín.

Y a las 10 estabamos en el Campillín, la anécdota del día fue ya a primera hora y es que me encontré que al sacar la bici del trasportín, había perdido las llaves del antirrobo, y claro yo vestido de ciclista con todo el equipo y sin poder soltar la bici. Gracias a Vega que fue a casa a por una sierra y pudimos cortarlo.
Cuando pudimos arreglar el contratiempo ya había pasado hora y pico, así que decidimos llevar los coches hasta Bueño y salir desde allí.
Arrancamos en Bueño dirección Soto de Ribera, las primeras rampas ya avisan de lo que nos espera, desniveles del 23 % , barro pegajoso y hojas resbaladizas, la cuenta para que echaran humo los pulsómetros, al cabo de 1 hora sólo habíamos recorrido 7 kilómetros. Pasadas ya las 2 horas por fin coronamos el Pico Agudo, excelente balcón de toda la vega del Nalón donde se asienta Bueño.
Salimos a la carretera enfocando el embalse de Los Alfilorios y subimos por carretera hasta Pedroveya. Comemos el pincho y toca la parte mas divertida, el descenso del Desfiladero de las Xanas, 4 kilómetros por un aéreo y técnico camino que hizo las delicias de todos nosotros, no nos cansamos de sacar fotos.
Llegamos a la senda del oso y de nuevo subida, 4 kilómetros demoledores pasando por Tenebredo hasta llegar al Alto La Collada donde paramos a descansar y comer algo. Ahora sólo quedan unos 9 kilómetros de bajada hasta los coches.

Totales:
27.5 km
3 h 22 minutos.
1.146 metros de desnivel de subida acumulado.
IBP: 125


Preparando la salida en el area recreativa de Bueño.

 Primeras rampas, pa cagase!!.


 Vista desde el Pico Agudo.



 Embalse de los Alfilorios.

 En Pedroveya, a punto de bajar las Foces de las Xanas.


A partir de este momento disfrutamos como enanos.










viernes, 10 de diciembre de 2010

UN PASEO POR ORDESA

Sólo un pequeño paseo de una hora pude dar por Ordesa debido al mal tiempo, lluvia, frío y a una resbaladiza capa de hielo que hacía peligroso meterse en berenjenales. Una pena, porque vale la pena caminar por el valle admirando las enormes paredes que caen verticalmente en ambos márgenes del río. El camino es muy llano, al menos durante la primera parte del recorrido, que llaman la pradera, y es donde está ubicado el aparcamiento del Parque nacional.
Ésta primera parte atraviesa un espeso bosque de abeto blanco, pino silvestre, hayas y numerosos bojs, que entre la niebla y la nieve acumulada parecía que te encontrabas en algún remoto lugar de Siberia.

Carretera de acceso  al parque:

 Primera parte del camino hacia el refugio de Góriz, la capa de nieve escondía en ocasiones resbaladizo hielo.


 La niebla envuelve con misterio al bosque.


 Larguísimas cataratas descargaban agua desde las altas paredes.



 El río bajaba con muchísima fuerza.


 Espectacular cascada.